Daycore en Barranquilla

Reseña del Lobo del concierto de Daycore en Barranquilla
02/12/2001 19:40

Bandas: Absalom (Heavy), Enema (Power), No Importa (Power), Daycore (Thrash death)
Fecha:   Sábado 1 de diciembre
Lugar:   Discoteca Paparazzi
Ciudad: Barranquilla
Hora de inicio: 9:00 pm

Primer día del último mes. Vespertina de 35 grados. La ciudad estaba en las garras de la pereza y de la siesta. Mientras, en la Discoteca Paparazzi un personal estaba trabajando duro en el montaje y preparación para lo que sería un espectacular concierto.

Músicos de las bandas participantes, personal de apoyo y organizadores del toque, con distintas preferencias musicales sinergicamente juntos, paisas y costeños para dar todo el esfuerzo por una escena latente pero aletargada y sedienta por espectáculos en vivo de metal.

Pese a todo, los obstáculos aparecieron. La camioneta en la que se transportaba el sonido y su staff llegaron a las 6:00 pm cuando la cita quedó coordinada a las 2:00 pm, atrasándose el cronograma. Excusas van y vienen pero eso ya no tenía importancia. Se empezó a montar el cableado y esperar una hora después los amplificadores prestados por la Casa Musical Miche. Por tanto, las pruebas de sonido fueron a las 7:00 pm aproximadamente.

La tarde muere y nace la noche y al mismo tiempo llega la gente a aglomerar la entrada del lugar. Muchos con la inquietud de las bandas paisas ya que ninguno tenía conocimiento de ellas en cuanto a su antecedentes, su profesionalismo musical y su experiencia en presentaciones.

Luego de más de dos horas el sonido quedó perfecto. Y esto gracias a Alvaro Álvarez, ingeniero de sonido y nuevo bajista de la legendaria banda Masacre, quien estuvo coordinando y manipulando los equipos para que el concierto tuviese una buena calidad para los asistentes.

Afuera, la gente ya un poco desesperada entre sonrisas y curiosidad ingresó a la edificación de dos pisos para acomodarse en los rincones de ésta; con temas del último CD de Masacre esperaron a la primera banda a que conectara sus instrumentos y se concentraran en poder demostrar todo su talento ya que el peso de ser la agrupación que iniciara la fiesta llevaba su carga de nerviosismo más la presión de ser debutantes.

A las 9:35 pm el debut de Absalom fue «la verga», nuestra expresión de satisfacción. La banda barranquillera conformada por Ronald Curtis en las vocales, las dos guitarras manejadas por Albert «El Zurdo» y Elkin Solano, Moisés Vargas en el bajo y el baterista Jimmy Palacios descrestaron a la audiencia. Bajo las embrujantes influencias de AC/DC, Iron Maiden y Mago de Oz, Absalom debutó con pie derecho en la escena local; la armonía entre los músicos fue determinante resultado de muchas sesiones de ensayo y composición ya que no tocaron ningún cover por lo que nos recrea una idea del futuro promisorio de esta banda que seguro algún día llegara a ser reconocida en otras ciudades del país como producto de exportación costeño. Los solos de guitarra tuvieron su espacio en la canción Tierra de Fuego, la última en cerrar su corto pero excelente debut. El listado en orden fue el siguiente: un Intro, Guerra Santa, Errante (balada) y Tierra de Fuego (con los solos incluidos). La ovación del público así como su admiración fue la respuesta que se llevaron al bajar de la tarima. Personalmente éxitos a cosechar y una estrella de suerte en su camino al profesionalismo para Absalom.

Mientras se preparaba Enema de Bello (Antioquia) el público fue violentamente sacudido al pogo gracias a la música de fondo como Slayer y Iced Earth. Una escena que nunca había visto en mucho tiempo resucitó ante mis ojos: todos frenéticos, actuando como guitarristas y gritando alegremente como si de alguna manera los viejos tiempos del metal en la ciudad hubieran regresado, como si los fantasmas de los metaleros salieran de sus rutinarias tumbas a moverse por esa noche. Barranquilla necesitaba poguear, necesitaba gritar, necesitaba sacudir cabezas, necesitaba saltar y emborracharse, necesitaba metal para salir de la rutina vallenatera y champetera en que se encuentra actualmente. El metal estaba (por un instante) renaciendo del olvido para recordarnos que hay mucho por hacer en la constante luchar por un movimiento todavía incipiente.

Enema saltó a tocar y lo hizo con Acceso Denegado. Energía Máxima es Enema abreviado según sus miembros hace 4 años que decidieron bautizarse y tomar las riendas del Power Metal con marcadas influencias de Pantera, Sepultura y Fear Factory. Alex Munera comandó esa noche la percusión junto al bajo de Hubeimar Vásquez y la voz fuerte y grind de Alex Betancurt quien también tocó la guitarra al cual impactó al público amante de este género despertando positivas reacciones. Cabe anotar que Enema posee otro integrante pero a última hora se excusó de asistir a Barranquilla: Euro quien es la otra guitarra del grupo.

Una hora duró su presentación con canciones como: Anatomía del Dolor, Exterminio, El Cielo Se Está Cayendo, ¿Qué Más Da?, Hijo de T, Roots (cover de Sepultura), Sabor a Muerte y Pastor. Se destaca la voz fuerte de Alex el cual movió al público a saltar de las sillas de la barra así como el conjunto el cual demostraron su experiencia musical y su profesionalismo. El sonido excelente les ayudó a canalizar sus talentos y a recibir varios aplausos. El resto de la gente que no es amante del Power decidieron mirar los toros desde la barrera y esperar largamente la presentación de la otra banda paisa porque luego se montó al escenario la agrupación local No Importa a seguir transmitiendo la energía Power que dejó Enema.

Pedro Gutiérrez en el bajo, César Urueta en la batería, David Amador con la guitarra y la voz de Carlos «El Mono» Riaño ejecutaron todas las canciones consignadas para su primer álbum debut bautizado Poder, pronto a salir al mercado nacional. Con tres años de vida, No Importa mantuvo la fiebre de sus fanáticos quienes gozaron con Fuerza, Gobernante, Furia en Mi, Libertad Acá, Poder, Futuro No Hay y Conflicto. La presentación duró casi una hora.

Pasada la medianoche Daycore entró al escenario a cerrar la madrugada. Luego de un tiempo para arreglar instrumentos y la pantalla para video, la banda de Thrash Death Metal bajo imágenes de nuestro conflicto armado tocaron para demostrarles a los barranquilleros presentes que no son unos aparecidos, que llevan en su camino musical 3 años y que las inspiraciones sonoras de Testament, Cannibal Corpse, Death, Obituary y Megadeth lograron conformar su tendencia a temas que detallan nuestra violencia, nuestro entorno a que estamos sometidos día a día. La alineación de Daycore fueron: Alex Betancurt en la guitarra rítmica (voz en Enema), Julián Correa en la percusión, la guitarra líder de Juan Giraldo y las voces grind y graves de Yasser Orozco quien también es bajista.

Daycore sacudió a la gente metalera de la espera. Un intro de la banda seguido de War, la primera canción atrajo la atención de todos. Las guitarras y el bajo coordinaron una armonía visible en los riffs y solos mezclados con el doblebombo violento y profesional de Julián más la voz de Yasser logrando el resultado de la esencia death y thrash al mismo tiempo, haciendo sacudir cabezas. La banda paisa tocó además un cover de Sepultura (Slave New World) el cual complementaron con: Breaking Chances, Dangerous Of Death, Killer Machine, The Eye Of The Future Minds, Justice Divine (inspirada en los derechos humanos) cerrando su presentación en vivo con Unconscience, nombre homónimo de su trabajo discográfico ya a la venta en el país. Una agrupación que sigue forjándose en su tendencia y que en un futuro saldrá fuera de las fronteras como otra representante más de nuestra escena colombiana.

Finalmente a la una y media de la madrugada las luces se encendieron para salir a la calle. Aunque el espectáculo fue catalogado de excelente y los espectadores salieron muy complacidos por el evento, la realidad contrastó con las cuentas y la inversión del concierto: solo asistieron menos de 70 personas dejando un saldo en rojo de $1.000.000 los cuales hasta el momento son irrecuperables generándoles una perjudicial reacción de decepción y desilusión para sus organizadores quienes están pensando en cómo cancelar esa deuda; si bien es cierto que el público presente se comportó a la altura y demostró la tolerancia común en estos certámenes, todavía existen algunos que con su escepticismo no se atreven a apoyar lo nuestro; personas que bajo otros intereses distintos al desarrollo y evolución de la escena barranquillera para el metal han salpicado con la envidia y han cometido acciones que dejan mucho que desear como la desinformación del evento afirmando que había sido cancelado o la mala interpretaciones que se tejieron en los días anteriores sobre los «aparecidos paisas».

De todas formas la lucha todavía continua, el llamado a la solidaridad y la convocatoria para apoyar esta clase de eventos sin más que el interés colectivo encima de lo personal y lo material deben ser tareas de los que de palabra claman por una escena cuando el cambio se da en los hechos; es decisión de los barranquilleros fanáticos del movimiento que su entorno evolucione o se extinga sin reversa. Si el cambio de actitud es positivo probablemente valga la pena seguir guerreando, porque todos los que convivimos en esta urbe tenemos el compromiso y el futuro en nuestra manos.

WOLF
CAMINANTE DE LAS LUNAS PERDIDAS
DESDE LA ALCANTARILLA

OTROS EVENTOS

[su_divider top=»yes»  style=»default» divider_color=»#999999″ size=»5″ margin=»15″ class=»»]

OTRAS PUBLICACIONES

[su_posts template=»templates/default-loop.php» id=»» posts_per_page=»8″ post_type=»post» taxonomy=»category» tax_term=»» tax_operator=»IN» author=»» meta_key=»» offset=»0″ order=»DESC» orderby=»date» post_parent=»» post_status=»publish» ignore_sticky_posts=»no»]

NOTICIAS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translade»
Scroll Up
Abrir chat
1
¿Ayuda?
Hola, Oraculo Magazine le puedo ayudar